Repasamos las versiones en español de los ganadores de Eurovisión de los años 60 y 70
abril 11, 2016
Thomas N’evergreen: “Nuestros coreógrafos no estaban de acuerdo en cómo nosotros aparecíamos en el escenario, me sentía un poco desorientado y cansado cuando tenía que estar en el escenario”
abril 11, 2016
Mostrar todo

Paloma San Basilio: “Yo tenía mis dudas sobre si participar en Eurovisión. No lo necesitaba”

Que la representante de España en Eurovisión 1985 nunca ha querido hablar mucho de Eurovisión, no es nada que sorprenda a los seguidores del certamen. A pesar de ello, sí que es cierto que cuando ha hablado del mismo, siempre ha comentado lo que el paso por el festival le aportó, a pesar de quedar, según ella misma, “a la mitad de la tabla” (así lo confirma a José Ramón Pardo en 1956 – 2005: Medio siglo del festival de Eurovisión). Realmente, Paloma San Basilio acudió a Gotenburgo (Suecia) con uno de los temás más bellos de la historia de España, La fiesta terminó, compuesto por uno de los autores más celebres, Juan Carlos Calderón. A pesar de ello, Paloma no quedó a la mitad de la tabla, sino que con un total de 36 puntos, los que le llevaron a ocupar la décimo cuarta posición de diecinueve candidaturas, empatada con Turquía.

Muy recientemente, esta joven nacida en Madrid, pero que vivió su infancia en Sevilla, ha lanzado su propia biografía bajo el titulo de La niña que bailaba bajo la lluvia. El equipo de Eurovisión Planet ha analizado dicha biografía y nos hemos detenido en la parte destinada a Eurovisión.  En el capítulo Eurovisión: “La fiesta terminó”, San Basilio comienza narrando como fue el llegar a representar a España, como TVE le pidió su participación. “Juan Carlos empezó a trabajar en nuestro primer disco y compuso La fiesta terminó, con la que Televisión Española nos pidió que representáramos a España en el festival de Eurovisión en 1985. Muchos piensas que es de las mejores canciones que se han presentado al festival y de hecho fue tremendamente popular en la década de 1980. Yo tenía mis dudas sobre acudir al festival, no me gustaban los concursos y no era algo que necesitáramos ni Juan Carlos ni yo. Pero la discográfica nos dijo que sería una gran promoción para el disco y así fue”, cuenta la artista.

También relata Paloma sobre el vestuario que lució en el festival, así como el del videoclip promocional y cómo fue el proceso de éste: “José Ramón de Aguirre me diseñó un vestido de cuento, de gasa bordado con brillantes. Pesaba siete kilos. Para el videoclip me hizo otro en rojo, muy sencillo pero también espectacular. El videoclip se grabó en televisión con una estética de cine clásico americano en blanco y negro salvo mi vestido rojo. El suelo era de charol negreo y durante el rodaje se ensuciaba mucho y había que limpiarlo cada dos por tres. Recuerdo que era medianoche y yo, maquillada de forma impecable por mi querida Nieves, aguantando el tirón porque no aparecía nadie para limpiar el suelo. Había mucha gente mirando, pero la señora de la limpieza decía que ella estaba para los despachos. Así permanecimos más de dos horas, yo pedía encarecidamente que me dieran una fregona para pasarla, finalizar el rodaje e irme a dormir. Terminamos a las cuatro de la madrugada con Nieves poniéndome hielo para suavizar las ojeras y yo sin poder creer que Televisión Española, esa casa que manteníamos entre todos, pudiera funcionar así”.

Paloma San Basilio posando con el traje del festival.

Sobre la promoción, además de su relato del videoclip, narra lo siguiente de una entrevista: “Una de las mil entrevistas que realicé con motivo de mi participación en el festival me la hizo mi admirada María Teresa Campos. Tengo la sensación de que no tenía ningún interés de entrevistar a una cantante por el mero hecho de ir a un concurso, representando a la casa. Supongo que aquello fue una imposición, porque estuvo un poco de punta. Conociéndola como la conozco ahora, no me extraña  […].”

Sobre su aventura, llegada y estancia en el festival, Paloma dice lo siguiente: “Desembarcamos en Gotemburgo, Suecia, mi equipo, Nieves, la maquilladora, representantes de la compañía y de Televisión Española, además de Juan Carlos y los coros que nos acompañarían. Fue una experiencia muy divertida, los únicos cantantes conocidos éramos Romina y Albano y yo, y después de los ensayos me querían entrevistar todos los países. La canción era muy buena, pero no excesivamente comercial, quedamos en el puesto 14 cuando muchos – un periódico inglés lo dio por seguro – nos daban como favoritos”.

Finalmente, sobre el resultado tenemos que destacar los siguientes fragmentos: “Eran veintitantos países y, como siempre, en la votación intervinieron muchos intereses e influencias, además del idioma. Ganó Noruega con una canción muy pegadiza cantada por unos chicos que saltaban mucho. […] Juan Carlos, que estaba desolado, con su ternura habitual me decía: << Lo peor es la que le van a liar a mis hijos en el colegio>>. A la vuelta me esperaban en el aeropuerto mi padre, mis hermanos y mi hija con un gran ramo de flores, siempre a mi lado. Luego, Julio César Iglesias me dedicó un programa en Radio Nacional en el que durante dos horas la gente llamó para apoyarme y decir que el resultado del concurso les parecía una injusticia. Yo me quedo con esas muestras de cariño y la experiencia de haber estado en un certamen internacional con todo lo que ello supone. Además corroboró mi rechazo a los concursos y mi convicción de que una carrera artística no depende de un día o un jurado, sino del tesón y el talento”.

Si quieres conocer todo el proceso que vivió Paloma San Basilio desde el punto de vista de la prensa, puedes entrar en el siguiente ENLACE

Juan Calandria
Juan Calandria
Historiador. Eurofan desde 2001. Me gusta combinar la pasión por el festival con la historia. Una artista: Shiri Maimon Representante español: Pastora Soler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *